“La Noche enjoyada y maligna se está adueñando de la ciudad para siempre”

Solitude (1956) - Paul Delvaux
Solitude (1956) Paul Delvaux | Óleo sobre lienzo, 99,5 x 124 cm

Tres poemas de Emilio Adolfo Westphalen, extraídos del libro Belleza de una espada clavada en la lengua (Poemas 1930-1986) (Ediciones Rikchay, Lima, 1986).

DE INCÓGNITO

Se tropieza uno al voltear la esquina con imponente
arboladura de navío penetrando pesada lentamente en ruidosas
calles congestionadas hemipléjicas. El poniente tiñe de púrpura
telas restallantes sobre cubierta desierta. Guiña los ojos
la gente distraída y no advierte cómo la Noche enjoyada y
maligna se está adueñando de la ciudad para siempre.

ERROR DE CÁLCULO

El mar se ha deslizado en el poema como en su cueva y
refugio natural sin tener en cuenta la diferencia de proporcio-
nes. Cuando cedan las costuras bajo el peso, ¿adónde irá a
desaguar todo el azulverde acumulado?

TUMBA GRANDE

El tren se ha detenido en el silencio opaco y sin ecos
de la noche anónima. Es la llegada a término — no se
reanudarán ya más ni agitación ni bullicio ni carcoma.

— Emilio Adolfo Westphalen

Publicados originalmente en la ciudad de Lisboa, en 1982 (“Error de cálculo”, en Máximas y mínimas de sapiencia pedestre) y en 1984 (“De incógnito” y “Tumba grande”, en Nueva serie).

“Compras tu verdura y sale caliente con el COVID-19”

La Parada (c. 1960) Víctor Humareda. Óleo sobre lienzo. 60 x 80 cm.

El histórico mercado popular de La Parada, ubicado en el distrito de La Victoria, ciudad de Lima, fue finalmente erradicado con el apoyo del Ejército, en el marco del estado de emergencia decretado por el estado peruano para enfrentar la pandemia de COVID19.

Con el título “COVID-19 en el Perú: erradican comercio informal en La Parada”, el sitio de noticias de TVPerú informó sobre el operativo de erradicación de los remanentes informales del mercado popular:

"Con el apoyo del Ejército, la Municipalidad de La Victoria erradicó
el comercio ambulatorio de las cuadras 15, 16 y 17 del jirón Hipólito
Unanue en la zona conocida como La Parada".
- TVPerú Sábado, 2 de mayo de 2020

El operativo, iniciado en la madrugada del sábado, completa la operación realizada en octubre de 2012 por la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, quien desalojó el Mercado Mayorista de La Parada para construir el Parque del Migrante en su lugar.

Parque del Migrante
El Parque del Migrante, que sustituyó al Mercado Mayorista de La Parada. (Foto/Diario Correo)

La acción ejercida por Susana Villarán fue generalmente aplaudida, pero no estuvo libre de cuestionamientos. En diciembre de 2014, colectivos sociales protestaron contra la presencia de la alcaldesa, de filiación izquierdista, como invitada de honor en la denominada Cumbre de los Pueblos:

"Un proceso en curso que va cobrando fuerza y cobrando vidas (...)
avanza limpiando calles y barrios, arrasando personas y tratándolas
como población excedente, como si fueran simples objetos-sujetos
inservibles, convirtiendo el territorio urbano en mercancía".
- Comunicado del 13 de diciembre de 2014, en Cabezas de tormenta.

En una nota titulada “Villarán criticó a organizadores de cumbre tras sufrir protesta”, el diario El Comercio informó así:

"La crítica de los activistas a la alcaldesa fue en torno al desalojo
de los comerciantes del ex mercado mayorista de La Parada y los hechos
de sangre ocurridos el 25 y 27 de octubre del 2012."
- El Comercio, 8 de diciembre de 2014.

En entrevista telefónica con RPP, la alcaldesa Villarán declaró en su momento que el mercado de La Parada estaba lleno de pus y contaminaba toda la ciudad. Por su parte George Forsyth, alcalde del distrito de La Victoria, ha declarado tras la erradicación ejecutada en el pandémico año 2020:

“Todo lo que consumen los pequeños mercados sale de acá, entonces
compras tu verdura y sale caliente con el COVID-19. Por eso
hay tantos contagios, ya que no estamos tomando las medidas que
corresponden”.
- George Forsyth, alcalde de La Victoria, en TVPerú 2-mayo-2020

Sin embargo, en una guía titulada “COVID-19 y seguridad alimentaria”, publicada el 7 de abril de 2020 por la FAO y la OMS, se lee:

"Es altamente improbable que las personas puedan contraer la COVID-19
por alimentos o por empaques de alimentos. COVID-19 es una enfermedad
respiratoria y la principal vía de transmisión es por el contacto de
persona-a-persona y por el contacto directo con gotas generadas cuando
una persona infectada tose o estornuda. Actualmente no hay evidencia
de que los virus que causan enfermedades respiratorias puedan ser
transmitidos por alimentos o por empaques de alimentos."

COVID-19 and food safety - FAO & WHO Interim Guidance

El miedo al contagio del virus SARS-CoV-2 ha provocado la suspensión de libertades fundamentales y una tremenda devastación económica, afectando la calidad y la expectativa de vida de centenares de millones de personas en todo el mundo, con la imposición de una cuarentena global que no tiene precedentes históricos. Asimismo, está minando todo atisbo de sentido común.

Unos “consejos para comprar alimentos de forma segura”, ofrecidos en un vídeo de YouTube a fines de marzo por el médico estadounidense Jeffrey VanWingen, y que obtuvo 24 millones de visitas en una semana, incluían “dejar las bolsas del mercado afuera de la casa por tres días, desinfectar todo lo comprado y lavar los vegetales con jabón, tal como reportó The New Zealand Herald. Y mientras la revista Forbes consideraba que la información del Dr. VanWingen “parece sólida”, el diario neozelandés citaba los cuestionamientos de Deon Mahoney, Jefe en Seguridad Alimentaria de la Asociación de Mercados de Productores de Australia y Nueva Zelanda:

"El vídeo del Dr. VanWingen (...) hace que los consumidores
sobredimensionen cualquier riesgo proveniente de los alimentos,
y algunos de los consejos son ostensiblemente perjudiciales. 
Preparen y laven sus frutas y vegetales como siempre - lávenlos con
agua corriente fría y prepárenlos en un lugar apropiado. No usen
jabones o detergentes porque no están formulados para alimentos".
- Deon Mahoney, en The New Zealand Herald, 3 de abril de 2020.

Los mercados populares son presentados por autoridades y entes mediáticos como “focos de infección“. Después de hallarse cientos de casos positivos al SARS-CoV-2 entre los trabajadores y comerciantes de los mercados de Caquetá (el 29 de abril) y San Felipe, Surquillo (el 2 de mayo), estos fueron temporalmente clausurados por diez días. Anuncian que una decena de grandes mercados serían prontamente intervenidos.

Los estándares de higiene y salubridad podrían mejorarse, con pandemia o sin ella. Pero las exageraciones (como rociar con desinfectantes a las personas, por ejemplo) son perjudiciales, al igual que la estigmatización de “lo popular” como sinónimo de peligro e infección. La instalación de baños públicos de libre acceso por toda la ciudad y el acceso de todas las personas al agua potable, son dos largas necesidades que no han sido cubiertas, y de lo que no se habla lo suficiente ni siquiera en estos tiempos pandémicos.