El dios de la epidemia

Featured

Un cultivo del SARS-CoV-2 visto por un microscopio electrónico. (NIAID-RML)
Un cultivo del SARS-CoV-2 visto por un microscopio electrónico. (NIAID-RML)

Había una vez un viejo y sabio hombre sentado bajo un árbol, cuando el dios de la epidemia llegó de paso. El hombre sabio le preguntó: “¿Adónde vas?” El dios de la epidemia respondió: “Voy a la ciudad y mataré a un centenar de personas allá”. En su viaje de regreso, el dios de la epidemia fue donde el hombre sabio. El hombre sabio le dijo: “Me contaste que querías matar a un centenar de personas en la ciudad. Pero los viajeros me han contado que han muerto diez mil”. El dios de la epidema dijo: “Yo sólo maté a un centenar. Los otros murieron por su propio temor”.

Alegoría Budista Zen

Citado por Rosemary Frei, como un epígrafe, en: Where’s the Evidence Supporting the Drastic Measures Against COVID-19? — ¿Dónde está la evidencia apoyando las drásticas medidas contra COVID-19?

Traducido por contranatura.org
English version in page 2.

“Las consecuencias políticas creo que son peores”

El ejército y la policía controlan el acceso al Complejo de Mercados en la ciudad de Piura, norte del Perú, el 17 de abril de 2020. (Andina/Municipalidad de Piura)

El 9 de mayo de 2020, Sofía Benavides y Darío Mizrahi publicaron en Infobae una entrevista con Johan Giesecke, médico y profesor emérito del Instituto Karolinska de Estocolmo, asesor del Ministerio de Salud de Suecia durante la pandemia del Covid-19, y quien se desempeñó como jefe de Epidemiología desde 1995 a 2005 en el país escandinavo. Aquí un breve fragmento de la entrevista.

Casi todos los países del mundo impusieron alguna forma de confinamiento estricto, no uno suave como el sueco. ¿Por qué cree que un enfoque tan duro fue elegido por tantos gobiernos y por qué Suecia no creyó que fuera apropiado?

Porque no hay evidencia científica para la mayoría de las restricciones que están tomando los países. Creo que para los políticos es importante mostrar fortaleza y acción, y observo que ese es un motivo importante para las cuarentenas estrictas. En Europa sucede que los países se siguen unos a otros. Cuando el país X ve que el país Y hizo algo, dicen ‘tenemos que hacer lo mismo, tenemos que establecer esa restricción’. Hubo una carrera entre los políticos.

Pero es cierto que en muchos casos hay epidemiólogos que les recomiendan a los políticos tomar esas medidas. ¿Hay discrepancias entre los expertos en ese punto?

Sí, y es precisamente porque hay poca ciencia, así que nadie sabe. Hay algunas cosas que sí sabemos científicamente, como que lavarse las manos es bueno. Lo sabemos desde hace 150 años. También sabemos que debemos mantener cierta distancia social, es decir, no acercarnos demasiado a otras personas. ¿Pero el resto? Nadie sabe si cerrar las escuelas va a tener algún efecto. Lo mismo con el cierre de fronteras, o con no permitir que la gente esté al aire libre. Muchos países le han dicho a la población que se quede en sus apartamentos. Es extraño, porque es agradable estar afuera y uno debería hacerlo. La infección se propaga muy poco estando al aire libre. De hecho, el riesgo es mucho menor.

¿Hasta qué punto cree usted que un enfoque como el de Suecia, que hace hincapié en la responsabilidad individual, podría funcionar en países con mayor desigualdad, pobreza y menor cohesión social, como podría ser la Argentina, pero también en otros países de América Latina?

La gente no es estúpida. Si se le explica qué es lo mejor para ellos y qué es lo mejor para la gente que los rodea, generalmente cumplirán con lo que se les indica. Y tampoco es necesario que todos cumplan con eso, mientras una mayoría siga las recomendaciones de las autoridades. Creo que funcionaría también en Argentina, y de cualquier manera creo que sería mejor que la policía controlando las calles.

Hay mucho debate acerca de la tasa de mortalidad del virus. Usted dijo recién que en Argentina podrían morir 15 mil personas. Pero cerca de 32 mil murieron en 2018 por neumonía e influenza, según estadísticas del Ministerio de Salud. En otros países, en cambio, el coronavirus ya mató más gente que la gripe estacional. ¿Cuál es la verdadera tasa de mortalidad de la COVID-19?

Yo creo que la tasa de mortalidad de la COVID-19 es bastante similar a la de una temporada de gripe, dudo de que sea muy diferente.

Usted ha dicho anteriormente que la cuarentena extrema es un riesgo para la democracia. ¿Por qué?

Porque es una situación en la que los hombres y las mujeres fuertes ven una oportunidad de obtener más poder. Por ejemplo, hoy Hungría tiene un dictador, Viktor Orbán, y pasa en otros países, también en el Reino Unido, por ejemplo, los gobiernos quieren lograr más poder, y podría también pasar en América Latina. Es una oportunidad para que aquellos que quieren poder, lo consigan. Y yo creo que ese es el mayor riesgo de esta pandemia. Por supuesto que la enfermedad y las muertes son un gran riesgo, pero las consecuencias políticas creo que son peores.

Sin embargo, quienes hoy se oponen a las cuarentenas y restricciones en todo el mundo no parecen ser grandes defensores de la democracia… Por ejemplo, los grupos de republicanos armados en Estados Unidos, que sostienen que el confinamiento es una mentira que debe terminarse para priorizar la economía.

Tienes razón, no es tan simple. Y del otro lado, también creo que muchos defensores de la democracia realmente están apoyando las decisiones de sus gobiernos sobre los bloqueos, los cierres y las cuarentenas. La verdad es que no puedo explicar por qué sucede de esta manera, pero realmente me preocupa mucho el futuro, en términos políticos.

© Infobae
Leer entrevista completa

Sobre las tiranías bondadosas

Ilustración de Luca D’Urbino en The Economist, 26 de marzo de 2020.

“De todas las tiranías, una tiranía sinceramente ejercitada por el bienestar de sus víctimas podría ser la más opresiva. Sería mejor vivir bajo magnates ladrones que bajo entrometidos moralistas omnipotentes. La crueldad del magnate ladrón puede a veces descansar, su codicia puede en algún punto ser saciada; pero aquellos que nos atormentan por nuestro propio bien nos atormentarán sin tregua porque lo hacen con la aprobación de su propia conciencia. Podrían muy probablemente ir al Cielo pero al mismo tiempo lo más probable es que conviertan a la tierra en un Infierno. Su misma bondad punza como un intolerable insulto. Ser ‘curado’ contra la propia voluntad y curado de estados que podríamos no considerar una enfermedad es ser puesto al nivel de aquellos que no han alcanzado aún la edad de la razón o de aquellos que nunca la alcanzarán; es ser clasificado con los infantes, los imbéciles y los animales domésticos.”

C.S. Lewis, Dios en el banquillo – Ensayos sobre teología y ética
(1970)

Traducido por contranatura.org
English version in page 2

“Nada puede justificar esta destrucción de la vida de la gente”

Ciudadanos afectados por la cuarentena, en el distrito de Tambogrande, Piura, norte del Perú, en la madrugada del 27 de abril de 2020, esperando afuera de una agencia bancaria con la esperanza de cobrar un bono del gobierno. (Fuente: El Regional de Piura)

El 22 de mayo de 2020, Yoram Lass, médico e investigador científico, ex director general del Ministerio de Salud de Israel, fue entrevistado por Fraser Myers para la revista Spiked, sobre la pandemia del COVID-19. La traducción es de contranatura.org

Spiked: Usted ha descrito la respuesta global al coronavirus como histeria. ¿Puede explicarlo?

Yoram Lass: Es la primera epidemia en la historia que es acompañada por otra epidemia: el virus de las redes sociales. Este nuevo medio ha lavado el cerebro de poblaciones enteras. El resultado es miedo y ansiedad, y la incapacidad de observar datos reales. Y así tienes todos los ingredientes para una histeria monstruosa.

Es lo que se conoce en ciencia como retroalimentación positiva, o efecto de bola de nieve. El gobierno teme a sus electores. Por lo tanto, implementa medidas draconianas. Los electores ven las medidas draconianas y se vuelven incluso más histéricos. Se alimentan mutuamente y la bola de nieve crece y crece hasta llegar a territorio irracional. Esta no es más que una epidemia de gripe, si te importa ver los números y los hechos, pero la gente en estado de ansiedad es ciega. Si yo estuviese tomando decisiones, intentaría darle a las personas los números verdaderos. Y jamás destruiría a mi país.

¿Qué nos dicen los números, según lo ve?

La tasa de mortalidad atribuida al coronavirus es falsa. La mayoría de gente no está muriendo del coronavirus. La causa de muerte está siendo cambiada en el registro. Si los pacientes murieron de leucemia, de cáncer metastásico, de enfermedad cardiovascular o Alzheimer, ellos ponen coronavirus.(1) Además, el número de personas infectadas es falaz, porque depende del número de pruebas. Cuanto más pruebas haces más personas infectadas obtienes.

El único número que importa es el número total de muertes, por todas las causas, no solamente coronavirus. Si miras esos números verás que cada invierno tenemos lo que se llama un exceso de mortalidad. Es decir, durante el invierno más gente muere comparada con el promedio, debido a la temporada regular de epidemias de gripe, de las que nadie se preocupa. Si miras la ola del coronavirus en un gráfico, verás que se ve como un salto. El coronavirus viene muy rápido, pero se va también muy rápido. La ola de la influenza es más pequeña porque toma tres meses en pasar. Si cuentas el número de personas fallecidas en términos de exceso de mortalidad —que es el área bajo la curva— verás que durante la temporada del coronavirus hemos tenido un exceso de mortalidad que es aproximadamente 15% más grande que la epidemia de gripe normal en 2017.

Comparado con ese incremento, las medidas draconianas son de proporciones bíblicas. Cientos de millones de personas están sufriendo. En los países en vías de desarrollo muchos morirán de hambre. En los países desarrollados muchos morirán por el desempleo. El desempleo es mortalidad. Más personas morirán por las medidas adoptadas que por el virus. Y las personas que mueren por las medidas son los proveedores de los hogares. Son más jóvenes. Entre la gente que muere por el coronavirus, la edad promedio es a menudo más alta que la esperanza de vida de la población. Lo que se ha hecho no es proporcionado. Pero la gente tiene miedo, les han lavado el cerebro. No prestan atención a los hechos. Y eso incluye a los gobiernos.

¿Las cuarentenas tienen algún efecto positivo en la seguridad de las personas?

Cualquier experto razonable —esto es, cualquiera menos el Profesor Ferguson del Imperial College que habría encerrado a todos cuando tuvimos la gripe porcina— te dirá que la cuarentena no puede cambiar el número final de personas infectadas. Sólo puede cambiar la tasa de infección. Y la gente argumenta que cambiando la tasa de infección y “aplanando la curva”, hemos evitado el colapso de los hospitales. Te he mostrado los costos de la cuarentena, pero estos fueron los argumentos en favor de ella. Pero mira a Suecia. Sin cuarentena y sin colapso de hopitales. El argumento en favor de la cuarentena colapsa.

¿Por qué algunos países han sufrido mucho más que otros por el COVID-19?

Por ejemplo, puedes comparar Italia con Israel. En Medio Oriente, este virus realmente no está funcionando. Hay dos razones. Una es que hay una población muy joven, y la otra es el clima diferente. En la latitud de 50 grados, donde está Europa, y 40, que es el noreste de Estados Unidos, el virus es mucho más viable. Italia tiene la población más vieja del mundo, con excepción de Japón. Los italianos son también intensos fumadores y personas muy sociables, siempre abrazando y besando. Si miras los números, en 2017 murieron 25 mil italianos por complicaciones de la gripe. Ahora tienes alrededor de 30 mil muriendo por el coronavirus. Así que es un número comparable. No deberías arruinar un país por números comparables.

¿Cómo ha sido en Israel?

En Israel, tenemos dos capas de miedo. La histeria es similar a la del resto del mundo. Sin embargo, tenemos un primer ministro que ha sido resucitado por el coronavirus, añadiendo otra capa de miedo. No creo que exista otro primer ministro que haya hablado acerca del coronavirus en términos de la Peste Negra medieval, el Holocausto y el Fin de la Humanidad como lo ha hecho. ¿Boris Johnson ha mencionado a la Peste Negra? No lo creo. Esta es la situación especial en Israel.

¿Cómo se compara el coronavirus con pandemias pasadas?

Si miras en los años 50, tuvimos la gripe asiática. En los 60, hubo la gripe de Hong Kong. Estas fueron peores que esta pandemia. También, mira la historia de la gripe porcina en 2009, que empezó exactamente igual que el coronavirus. Un nuevo virus se originó en México. No había vacuna y causaba mucho temor. Se esparció por todo el mundo. Infectó a mil millones de personas. Un cuarto de millón de personas murieron. Pero no hubo cuarentena, Ferguson, nada; la gente estaba más interesada en la crisis económica que golpeó un año antes en 2008. No tuvieron tiempo de darle atención a esta tontería.

¿Terminará pronto la pandemia?

El virus, como el virus de la influenza, se está despidiendo de Europa occidental, con seguridad. Lo mismo en Medio Oriente. En Estados Unidos, no lo sabemos todavía, deberíamos hablar dentro de un mes. Pero nada puede justificar esta destrucción de la vida de la gente. Es increíble.


(1) A mediados de marzo de 2020, el profesor Walter Ricciardi, asesor científico del Ministro de Salud de Italia, reportó que "en una reevaluación del Instituto Nacional de Salud, solamente el 12% de los certificados de defunción mostraban una relación directa con el coronavirus". La edad promedio de los fallecidos era 79.5 años. Así lo consigna un informe del Centro para una Medicina Basada en la Evidencia de la Universidad de Oxford. (N. del T.)

“Esta cuarentena está haciendo un daño enorme”

El 17 de mayo de 2020, la BBC realizó una breve entrevista a Jonathan Sumption, ex Juez de la Corte Suprema de Justicia del Reino Unido, quien criticó desde el comienzo la estrategia de una cuarentena general para enfrentar la pandemia del COVID-19. Aquí la transcripción, traducida por contranatura.org

Estamos con el ex Juez de la Corte Suprema de Justicia, Lord Sumption, quien hoy(1)ha escrito un artículo en el Sunday Times sobre la cuarentena y la estrategia del gobierno de reducir las restricciones. Bienvenido, Lord Sumption.

Buenas tardes.

Su artículo hoy calificó de tímidos a los ministros por la estrategia de apertura que están tomando. ¿Por qué?

Porque me parece que no existe un propósito real en continuar con la cuarentena, más allá de evitar las críticas del público. Uno entiende por qué los políticos no quieren ser criticados pero es la marca de un estadista estar preparado para mantener firmeza por el interés nacional y no simplemente salir corriendo ante la opinión pública, especialmente cuando, en un sentido, tú mismo has creado esa opinión pública al aterrorizar los días de las personas durante las últimas ocho semanas tratando de pesuadirlos de que esta es una epidemia mucho más virulenta de lo que en realidad es.

La actual lógica de la cuarentena es incoherente. Digo esto porque la lógica anterior era que debías esparcir las infecciones sobre un período más largo y así permitir que los hospitales se den abasto. Por eso había ese eslógan “Protejan al SNS”. Bueno, han eliminado esa parte del eslógan y lo han hecho por buenas razones que fueron explicadas en el documento publicado el lunes. Actualmente el Sistema Nacional de Salud ha más que duplicado sus unidades de cuidados intensivos. Es un logro impresionante del gobierno pero necesitan seguir la lógica de ello.(2)

El hecho crucial es que su documento acepta que el COVID-19 estará con nosotros por largo tiempo. Ese es el más probable desenlace y es consistente con la ciencia; una vez que un virus se ha asentado en una población simplemente no desaparece hasta que suficientes personas se han expuesto a la enfermedad para adquirir inmunidad, o hasta que una vacuna aparece. Así es que, cuando la cuarentena termine, sea cuando sea, el virus aún estará allí esperando por nosotros.

De hecho, y entonces, justo al inicio de esta entrevista, cuando dijo que hay una falta de propósito, el propósito ahora mismo para el gobierno es mantener baja la tasa de infección para que el sistema de salud pueda darse abasto, y estamos en un punto en que para fines de abril hubo un exceso de mortalidad de 50 mil casos de los cuales 36 mil fueron directamente relacionados al COVID-19, es un poco difícil(3)saber cuál fue la causa de los otros casos pero la evidencia es clara, ¿no? Este virus ha tenido un terrible impacto en la población.

No, la evidencia no es clara en ese sentido. Más del 90% de los casos son casos en los cuales el certificado de defunción muestra múltiples causas de muerte y el coronavirus fue sólo una de ellas. Este es un virus que ataca a personas con muy serias y preexistentes vulnerabilidades, y eso es consistente con todo el análisis estadístico, y particularmente…

Pero no hubiesen muerto necesariamente ahora, ¿no? Hubieran podido vivir por muchos años.

No, no por muchos años, es decir, casi todas estas personas son muy mayores y padeciendo muy serias enfermedades, suficientemente serias para ser mencionadas como causa de muerte en los certificados. La abrumadora mayoría de ellos hubiera muerto un poco después pero no mucho después, de todas maneras.

Entonces qué propone ahora, ha dicho que el enfoque actual de apertura es tímido y que carece de propósito. ¿Qué estrategia le gustaría ver?

Lo que ahora propongo es que la cuarentena debe ser totalmente voluntaria. Depende de nosotros, no del Estado, decidir qué riesgos vamos a correr con nuestros propios cuerpos. Ahora, la respuesta clásica que la gente da es que saliendo a las calles y a las tiendas y a otras cosas vas a infectar a otras personas, pero tú no tienes que tomar ese riesgo, puedes voluntariamente confinarte, no tienes que salir a las calles, no tienes que salir a las tiendas, la gente que se siente vulnerable puede autoconfinarse y el resto de nosotros puede entonces seguir adelante con sus vidas.

Nunca hemos vivido en un mundo libre de riesgos, y nunca viviremos en un mundo libre de riesgos. Vamos a tener que vivir con el COVID-19 porque va a estar alrededor por un largo tiempo hasta que alguien encuentre y pruebe con éxito una vacuna.

Entonces qué opción tomaría usted, en este sistema enteramente voluntario que propone, qué opción tomaría para usted mismo y para los miembros de su familia.

Bueno, yo tomo mis decisiones y otros miembros de mi familia tomarán las suyas. Pero mi decisión sería vivir una vida perfectamente normal. Si los pubs estuviesen abiertos ahora, iría a un pub lleno de gente sin ninguna duda, si los teatros estuviesen abiertos iría sin dudarlo, porque esta es…, para una abrumadora mayoría de gente sin enfermedades serias preexistentes, esta es una epidemia muy leve.

En los documentos publicados por la Oficina del Gabinete evaluando el riesgo nacional hicieron una lista con todas las pandemias desde 1918, y la mortalidad de la actual pandemia está abajo, al final, debajo de todas las otras, y yo tomaría muy contento ese riesgo, absolutamente.

Imaginemos que usted fuese portador del virus, que fuese asintomático, y que siguiera haciendo su vida normal, y fuese al teatro y se sentara al lado de alguien que se contagie el virus de usted y muera, ¿pensaría que es parte del riesgo cotidiano, y que está bien para ellos tomarlo?

Bueno, depende de ellos si quieren tomar ese riesgo. Yo estaría corriendo el riesgo de contagiarme el virus, si ellos fuesen asintomáticos. Y yo estoy preparado para correr ese riesgo. Ellos no tienen por qué ir al teatro; si no están preparados a correr ese riesgo, presumiblemente no irían. Tenemos derecho a correr riesgos con nuestras propias vidas, especialmente cuando, básicamente, la vida sólo es valiosa si estás preparado para involucrarte en actividades sociales que inevitablemente conllevan un riesgo. Eso es parte de la vida.

¿Ha cumplido con las reglas de la cuarentena?

Sí.

¿Completamente?

Sí.

A regañadientes, parece.

Bueno, desapruebo la cuarentena, llámelo a regañadientes si quiere, pero acato la ley porque no deseo poner un arma en las manos de gente como usted.

(Se ríe, titubea) Quiero decir, estoy realmente interesada en cómo se compara lo que usted propone con la manera en que ha vivido su vida en estas últimas semanas. Pero me pregunto si usted piensa que cualquiera podría hacer…

Escuche, he sido un vocero público de un particular punto de vista, y no voy a socavar mi propia posición ignorando la ley.

Sólo me pregunto si piensa que en un sistema enteramente voluntario, la gente tomaría decisiones sensatas. El Primer Ministro ha puesto énfasis en el buen juicio del pueblo británico, pero ¿usted piensa que somos una sociedad que puede tomar decisiones sensatas como individuos y al mismo tiempo proteger la salud pública como un todo?

Sí, por supuesto que lo somos. Somos adultos, somos una sociedad sofisticada, e indudablemente habrá algunos que no tomen decisiones sensatas, pero no puedes recluir a toda la población simplemente porque una pequeña minoría no es muy sensata con su propia seguridad.

¿Entonces qué le diría a la gente que ha protestado contra la cuarentena en sitios como Hyde Park, en Londres?

Pienso que si se oponían a la cuarentena, tengo algo de simpatía por ellos. Esta cuarentena está destruyendo el sustento de muchos en una escala masiva. Está haciendo un daño enorme y según lo veo nunca ha valido la pena imponerla, según los nada impresionantes resultados que se le pueden atribuir directamente.

Lord Sumption, muchas gracias.


(1) El 17 de mayo de 2020, en The Sunday Times, con el título: Set us free from lockdown, ministers, and stop covering your backs (Libérennos de la cuarentena, ministros, y dejen de cubrirse las espaldas). (N. del T.)

(2) En cambio la lógica actual es, como señala Jonathan Sumption en el artículo arriba citado, "blindarnos del riesgo de contagio". Se impone así el paradigma de que "los humanos son un peligro biológico", en palabras de una ejecutiva de la industria de la Inteligencia Artificial. (N. del T.)

(3) En realidad no es tan difícil. Hay un exceso de mortalidad que no se puede atribuir a la enfermedad del COVID-19, sino al estado de pánico generado por ella y a la propia cuarentena. The Guardian ha informado que el 80% de personas fallecidas en sus casas desde el inicio de la pandemia no murieron por el COVID-19; y The Telegraph, en un artículo titulado "No podemos seguir ignorando el exceso de muertes causado por la cuarentena", señaló un descenso del 23% en el número de personas acudiendo a las emergencias de los hospitales. Un informe del British Medical Journal aseveró, el 13 de mayo, que sólo un tercio del exceso de muertes en Inglaterra y Gales puede ser explicado por el COVID-19. (N. del T.)

Yendo al colegio para recoger a mi hija

Carmen Ollé y Enrique Verástegui, con su hija Vanessa.

Un poema de Enrique Verástegui, extraído de Angelus Novus (Tomo II, p. 318), coeditado por Ediciones Antares y Lluvia Editores en Lima, 1990.

YENDO AL COLEGIO PARA RECOGER A MI HIJA

(Para Vanessa)

Un sauce con ramas tercamente delicadas
sostiene un lánguido follaje verde pálido destrozándose
……….. como ligera llovizna de flores que se curvan
sobre el auto que pasa lentamente perdido en la mañana.
Una pequeña fábrica arroja desperdicios sobre la vereda soli-
……….. taria.
Flores celestes se incrustan al follaje verde adhiriéndose
……….. pensativo en la pared rosada.
Sobre una vereda contemplo transitar a la gente bellamente a-
……….. purada.

Abro un libro donde el auto que pasa lentamente intranquilo
……….. se dirige hacia su perdición.

Mi hija aún no se aparece pero allí está, esperándome, en el
……….. colegio.
Un chillido de pequeños jilgueros traviesos
atruenan los jardines de la entrada.
Un tormentoso río de cemento grisáceo nos separa.
Estoy parado en una esquina con una flor que señala el libro
……….. donde el auto busca una dirección inservible.
Paredes intensamente violetas con dinteles de yeso blanco,
las ventanas ojivales o cuadradas se mecen en el ramaje de
……….. árboles crecidos como un sueño.
A izquierda y derecha una avenida con árboles oscuros.
Al frente del colegio que abre sus verjas -cruzando la calle-
……….. el sauce aún curvándose
sobre el auto que pasa para recoger los productos de la
……….. fábrica.
Cierro el libro y me acerco al colegio,
mi hija apretándome la mano vuelve a casa ahora conmigo.

— Enrique Verástegui

Come en casa Borges

Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares en la librería La Ciudad (Buenos Aires, 1979). (rialta-ed.com)

En edición cuidada por Daniel Martino, Destino publicó en 2006 un tomo de 1700 páginas simplemente titulado “Borges”: el diario escrito por Adolfo Bioy Casares durante cuatro décadas, registrando las conversaciones que mantuvo con su amigo y cómplice literario. “Come en casa Borges” es una frase que se repite a lo largo de las páginas, abriendo el apunte de muchos días, y dando cuenta de una época en que los amigos se visitaban. Aquí tres fragmentos.

Sábado, 18 de diciembre de 1954

Un oculista dijo a Borges que advierte debilidad en la retina del ojo que ve. Si esa retina se desprendiera, Borges quedaría ciego. Con las úlceras y con esta amenaza, el pobre Borges está pasando un mal período. Recuerda los consejos de un peluquero Trientino, de la calle 25 de Mayo: “Para la úlcera lo principal: usted se prende de la leche como si fuera Rómulo y Remo. Las inyecciones no sirven para nada porque usted no va a tirar la plata en farmacia y más bien lo manda al facultativo a la puta que lo parió. En vez, compre en el Paseo de Julio una faja de campesino que le dé muchas vueltas y tiene caliente la panza. De vez en cuando, su cafecito, una raviolada, una copa, porque usted no tiene por qué ser el esclavo de los hijos de puta”.

Sábado, 1° de enero de 1955

Borges me cuenta que Margarita Bunge le dijo: “Usted tiene que pensar que si pierde el ojo, pierde muy poco. Lo importante es usted, no su ojo”. BORGES: “Qué falta de imaginación. O qué fe en el pensamiento. Bueno, los estoicos parecen creer lo mismo. Dicen: ‘El hombre virtuoso es feliz y no se preocupará de lo que le pasa’. O tal vez todo eso equivalga a decir que mientras uno piensa en una cosa no puede pensar en otra; que mientras uno piensa en una de esas frases, no puede pensar en su desgracia. Lo mismo sería decir: Babebibobu. En Alice in Wonderland hay un personaje que dice: ‘piense que está sentado, piense que tiene piernas, que tiene cuerpo, y no pensará: soy desdichado‘”.

Jueves, 28 de abril de 1955

Come en casa Borges. Me trae los dos tomos de los Gauchescos, que aparecieron en México, y un ejemplar de Marcha de Montevideo, con una crítica muy elogiosa de Rodríguez Monegal, sobre El sueño de los héroes. Me habla de mi libro: “Ahora que the cat is out of the bag, ¿sabes lo que dijo Margarita Bunge? Bueno, me preguntó si yo creía que la vida de esos muchachos, Gauna, Maidana, etcétera, que pasaban tres noches emborrachándose por Villa Urquiza, Flores y el Bañado de Flores, era una vida sana”. Comentamos el extraño requisito de una vida sana para los personajes de una novela. Cuenta que Margarita, a su vez, está escribiendo una novela y que, según ella, hace muchas concesiones: “Habrá comprendido que sin concesiones no hay novelas. Imagínate esos personajes que se levantan temprano, engullen una sopa de Quacker, hacen gimnasia, no cometen imprudencias, se acuestan a las diez…”.

— Adolfo Bioy Casares
Borges (Destino, 2006)

“La Noche enjoyada y maligna se está adueñando de la ciudad para siempre”

Solitude (1956) - Paul Delvaux
Solitude (1956) Paul Delvaux | Óleo sobre lienzo, 99,5 x 124 cm

Tres poemas de Emilio Adolfo Westphalen, extraídos del libro Belleza de una espada clavada en la lengua (Poemas 1930-1986) (Ediciones Rikchay, Lima, 1986).

DE INCÓGNITO

Se tropieza uno al voltear la esquina con imponente
arboladura de navío penetrando pesada lentamente en ruidosas
calles congestionadas hemipléjicas. El poniente tiñe de púrpura
telas restallantes sobre cubierta desierta. Guiña los ojos
la gente distraída y no advierte cómo la Noche enjoyada y
maligna se está adueñando de la ciudad para siempre.

ERROR DE CÁLCULO

El mar se ha deslizado en el poema como en su cueva y
refugio natural sin tener en cuenta la diferencia de proporcio-
nes. Cuando cedan las costuras bajo el peso, ¿adónde irá a
desaguar todo el azulverde acumulado?

TUMBA GRANDE

El tren se ha detenido en el silencio opaco y sin ecos
de la noche anónima. Es la llegada a término — no se
reanudarán ya más ni agitación ni bullicio ni carcoma.

— Emilio Adolfo Westphalen

Publicados originalmente en la ciudad de Lisboa, en 1982 (“Error de cálculo”, en Máximas y mínimas de sapiencia pedestre) y en 1984 (“De incógnito” y “Tumba grande”, en Nueva serie).

“Compras tu verdura y sale caliente con el COVID-19”

La Parada (c. 1960) Víctor Humareda. Óleo sobre lienzo. 60 x 80 cm.

El histórico mercado popular de La Parada, ubicado en el distrito de La Victoria, ciudad de Lima, fue finalmente erradicado con el apoyo del Ejército, en el marco del estado de emergencia decretado por el estado peruano para enfrentar la pandemia de COVID19.

Con el título “COVID-19 en el Perú: erradican comercio informal en La Parada”, el sitio de noticias de TVPerú informó sobre el operativo de erradicación de los remanentes informales del mercado popular:

"Con el apoyo del Ejército, la Municipalidad de La Victoria erradicó
el comercio ambulatorio de las cuadras 15, 16 y 17 del jirón Hipólito
Unanue en la zona conocida como La Parada".
- TVPerú Sábado, 2 de mayo de 2020

El operativo, iniciado en la madrugada del sábado, completa la operación realizada en octubre de 2012 por la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, quien desalojó el Mercado Mayorista de La Parada para construir el Parque del Migrante en su lugar.

Parque del Migrante
El Parque del Migrante, que sustituyó al Mercado Mayorista de La Parada. (Foto/Diario Correo)

La acción ejercida por Susana Villarán fue generalmente aplaudida, pero no estuvo libre de cuestionamientos. En diciembre de 2014, colectivos sociales protestaron contra la presencia de la alcaldesa, de filiación izquierdista, como invitada de honor en la denominada Cumbre de los Pueblos:

"Un proceso en curso que va cobrando fuerza y cobrando vidas (...)
avanza limpiando calles y barrios, arrasando personas y tratándolas
como población excedente, como si fueran simples objetos-sujetos
inservibles, convirtiendo el territorio urbano en mercancía".
- Comunicado del 13 de diciembre de 2014, en Cabezas de tormenta.

En una nota titulada “Villarán criticó a organizadores de cumbre tras sufrir protesta”, el diario El Comercio informó así:

"La crítica de los activistas a la alcaldesa fue en torno al desalojo
de los comerciantes del ex mercado mayorista de La Parada y los hechos
de sangre ocurridos el 25 y 27 de octubre del 2012."
- El Comercio, 8 de diciembre de 2014.

En entrevista telefónica con RPP, la alcaldesa Villarán declaró en su momento que el mercado de La Parada estaba lleno de pus y contaminaba toda la ciudad. Por su parte George Forsyth, alcalde del distrito de La Victoria, ha declarado tras la erradicación ejecutada en el pandémico año 2020:

“Todo lo que consumen los pequeños mercados sale de acá, entonces
compras tu verdura y sale caliente con el COVID-19. Por eso
hay tantos contagios, ya que no estamos tomando las medidas que
corresponden”.
- George Forsyth, alcalde de La Victoria, en TVPerú 2-mayo-2020

Sin embargo, en una guía titulada “COVID-19 y seguridad alimentaria”, publicada el 7 de abril de 2020 por la FAO y la OMS, se lee:

"Es altamente improbable que las personas puedan contraer la COVID-19
por alimentos o por empaques de alimentos. COVID-19 es una enfermedad
respiratoria y la principal vía de transmisión es por el contacto de
persona-a-persona y por el contacto directo con gotas generadas cuando
una persona infectada tose o estornuda. Actualmente no hay evidencia
de que los virus que causan enfermedades respiratorias puedan ser
transmitidos por alimentos o por empaques de alimentos."

COVID-19 and food safety - FAO & WHO Interim Guidance

El miedo al contagio del virus SARS-CoV-2 ha provocado la suspensión de libertades fundamentales y una tremenda devastación económica, afectando la calidad y la expectativa de vida de centenares de millones de personas en todo el mundo, con la imposición de una cuarentena global que no tiene precedentes históricos. Asimismo, está minando todo atisbo de sentido común.

Unos “consejos para comprar alimentos de forma segura”, ofrecidos en un vídeo de YouTube a fines de marzo por el médico estadounidense Jeffrey VanWingen, y que obtuvo 24 millones de visitas en una semana, incluían “dejar las bolsas del mercado afuera de la casa por tres días, desinfectar todo lo comprado y lavar los vegetales con jabón, tal como reportó The New Zealand Herald. Y mientras la revista Forbes consideraba que la información del Dr. VanWingen “parece sólida”, el diario neozelandés citaba los cuestionamientos de Deon Mahoney, Jefe en Seguridad Alimentaria de la Asociación de Mercados de Productores de Australia y Nueva Zelanda:

"El vídeo del Dr. VanWingen (...) hace que los consumidores
sobredimensionen cualquier riesgo proveniente de los alimentos,
y algunos de los consejos son ostensiblemente perjudiciales. 
Preparen y laven sus frutas y vegetales como siempre - lávenlos con
agua corriente fría y prepárenlos en un lugar apropiado. No usen
jabones o detergentes porque no están formulados para alimentos".
- Deon Mahoney, en The New Zealand Herald, 3 de abril de 2020.

Los mercados populares son presentados por autoridades y entes mediáticos como “focos de infección“. Después de hallarse cientos de casos positivos al SARS-CoV-2 entre los trabajadores y comerciantes de los mercados de Caquetá (el 29 de abril) y San Felipe, Surquillo (el 2 de mayo), estos fueron temporalmente clausurados por diez días. Anuncian que una decena de grandes mercados serían prontamente intervenidos.

Los estándares de higiene y salubridad podrían mejorarse, con pandemia o sin ella. Pero las exageraciones (como rociar con desinfectantes a las personas, por ejemplo) son perjudiciales, al igual que la estigmatización de “lo popular” como sinónimo de peligro e infección. La instalación de baños públicos de libre acceso por toda la ciudad y el acceso de todas las personas al agua potable, son dos largas necesidades que no han sido cubiertas, y de lo que no se habla lo suficiente ni siquiera en estos tiempos pandémicos.

“Esto claramente no es el fin del mundo”

Fotograma del filme Melancholia (Lars von Trier, 2011)

Esta es una versión resumida de una entrevista realizada por David Horovitz, editor de The Times of Israel, a Isaiah (Shy) Arkin, investigador científico y profesor de Bioquímica Estructural en la Universidad Hebrea de Jerusalén, publicada el 18 de marzo de 2020 con el título: Israeli scientist: You’re not going to see millions of people die from COVID-19. (“Científico israelí: no verán a millones de personas morir por la COVID-19”). | Traducido por contranatura.org

The Times of Israel: Primero, por favor explíqueme cuál es su experiencia y cómo se relaciona con la actual crisis del coronavirus.

Prof. Shy Arkin: Bueno, permítame primero decir que no soy un médico, ni un epidemiólogo, y tal vez ni siquiera debería ser considerado un virólogo per se. ¿Qué soy entonces? Soy un bioquímico y lo que estudio son los mecanismos por los cuales los virus regulan su salinidad y acidez. Entonces, soy un experto molecular en diversas partes de los virus.

Los dos principales virus que hemos estudiado por cerca de dos décadas son la influenza y el SARS. (…) Y para nuestro asombro, este nuevo virus, que es llamado ahora SARS Coronavirus 2, es increíblemente similar al SARS Coronavirus 1, que fue responsable de la epidemia del SARS en 2002-2003 (que mató a 774 personas en el mundo). Ahora podemos aprovechar toda la experiencia y conocimiento que tenemos, para tratar de encontrar inhibidores para este virus, que es precisamente lo que estamos haciendo.

Así que estamos tratando de hallar inhibidores. ¿Cómo se relaciona eso con lo que nos han dicho, que estamos probablemente a un año de tener una vacuna?

Bien, preguntémonos primero: ¿cómo lidia uno con los virus? (…) La ruta más común es la vacunación. Toma un tiempo desarrollar una vacuna. Creo que es justo decir que los esfuerzos que están actualmente en marcha en el mundo son los más rápidos jamás vistos. Pero todavía no es nada, nada realista afirmar que tendremos una vacuna dentro de unos pocos meses. Simplemente toma más tiempo, por una variedad de razones.

Otra ruta que la gente está siguiendo, y es la ruta que yo estoy tomando, es buscar sustancias inhibidoras del virus. Así, por ejemplo, hay medicamentos muy efectivos contra el HIV, el agente causante del SIDA. No hay vacunas contra el SIDA. Hay medicamentos más o menos efectivos contra la hepatitis C. No hay vacunas contra la hepatitis C. (…)

De estas dos vías principales, la que Ud. está investigando (medicamentos inhibidores), y la vacuna, ¿cuál cree que tendrá éxito primero?

Muy difícil de decir. Todo depende de lo siguiente. Si lo que hacemos en nuestro laboratorio es identificar una sustancia completamente nueva, que no ha sido aprobada para usarse en humanos, estamos hablando de un largo periodo de tiempo, varios años. Y la razón para ello es que necesitas determinar su toxicidad. Y eso no es algo demasiado simple de hacer.

Sin embargo, lo que es más común hoy en día es un proceso llamado repurposing, que es tomar un medicamento que ha sido aprobado para una enfermedad y usarlo para otra distinta. (…) Si algo ha sido aprobado, significa que su toxicidad ha sido determinada. (…) Se necesita un poco de regulación, pero es mucho más rápido.

Si estamos a un año de la vacuna, y si el hallazgo de un medicamento puede ser más rápido o más lento, el peor escenario posible para el mundo expectante es un año hasta que exista alguna clase de solución. ¿Correcto?

¡No! El peor escenario posible es que nunca encontremos nada.

¿Es posible que no encuentren una vacuna rápidamente?

(,,,) Si quieres el mejor escenario posible, es algo más que unos pocos meses. Estoy siendo vago a propósito. No quiero decir “seis meses” porque la gente tiende a darle un montón de importancia. “Oh, un profesor dijo esto. Debe ser cierto”. Y todos sabemos que ese no es necesariamente el caso. Diría que es demasiado optimista decir unos pocos meses. Un año es más realista. Sin embargo, el límite superior puede ser nunca. Porque existen virus… No tenemos una vacuna para el SARS. (…)

Pero eso es porque encontramos medicamentos para tratarlo.

No. No hay absolutamente nada para tratar ningún coronavirus. Hay vacunas contra coronavirus que afectan a animales pero no contra coronavirus que afectan a humanos.

¿Entonces el SARS simplemente se desvaneció?

Correcto.

¿SARS 1?

Usemos un poquito de nomenclatura aquí. (…) SARS es la enfermedad; SARS Coronavirus-1 es el virus que la ocasionaba. La actual enfermedad es llamada COVID-19 y el virus se llama SARS Coronavirus-2.

¿Y nunca encontramos una solución para SARS Coronavirus-1?

Ni para cualquier otro coronavirus humano. Sabemos de los coronavirus desde hace bastante tiempo. Normalmente causan resfríos leves en los humanos. No es el principal agente que causa el resfriado común: el mayor elemento es otro virus, llamado rinovirus, “rino” por nariz. Pero los coronavirus claramente causan infecciones leves del tracto respiratorio. (…)

Hay una preocupación de que este virus sea de un orden diferente. ¿Y está diciendo que no hay garantías de que será encontrada una vacuna o un medicamento?

Correcto.

Eso suena apocalíptico.

No, no, no. No quiero desatar ninguna especie de pánico. Primero que nada, este nuevo virus es muy, muy similar al que la comunidad científica encontró en 2002-2003. El virus que causó el SARS es 80% idéntico al que está causando la COVID-19. Así que no es como si esto proviniera de la nada.

Dicho esto, aquí y ahora, dado que no hay medicamentos ni vacunas y nada existe en el horizonte inmediato, si tú quisieras tener certeza, si fueras un agente de seguros, estarías claramente habilitado para decir que no tenemos ningún grado de certeza de que vayamos a generar una vacuna o un medicamento.

Esto no va a matar a la humanidad. Esta es una enfermedad que afecta principalmente a las personas de la tercera edad, y no es que uno no se preocupe por ellos. Pero para la gente que no está clasificada como de la tercera edad, esto genera una infección del tracto respiratorio que no es muy severa, y la mayoría de gente tiene síntomas muy leves. Entonces, el hecho de que tengas un 2 ó 3 por ciento de mortalidad, ese número se mantiene alto por el hecho de que las personas de la tercera edad son mucho más susceptibles.

No verás millones y millones de personas muriendo. Eso no va a suceder. Quiero decir, mira a China, apenas tienen casos nuevos.

Entonces por qué, profesor, estoy viviendo en un país que le ha pedido a todos quedarse en casa. (…)

Miedo a lo desconocido. Miedo a lo desconocido. Muy simple.

Imaginemos tres escenarios. Escenario número uno, el mejor escenario posible, que esta enfermedad desaparezca en el momento en que dejemos de hablar. Eso probablemente no sucederá.

Otro escenario sería lo que pasó con su pariente SARS de 2002 a 2003. Ese virus, que era más letal —un factor que podría haber limitado su propagación, porque si algo es muy virulento, entonces la gente inmediatamente corre al hospital y entra en cuarentena— prácticamente desapareció en junio de 2003. (..)

Y el último escenario es el fin del mundo. ¿Adónde nos dirigimos? No lo sé.

¿Pero usted no cree que millones de personas vayan a morir alrededor del mundo?

No puedo imaginar por qué. (…) Aproximadamente 3 mil muertos en una población de mil quinientos millones de personas… China parece haberse estabilizado.

Tres mil muertos entre mil quinientos millones de personas. ¿Y está diciendo que eso debería ser un punto de referencia cuando tratamos de comprender lo preocupados que deberíamos estar?

El principal problema es lo que calificamos como personas asintomáticas. Una persona asintomática es alguien que está portando el virus, puede incluso ser infecciosa, pero no sabe que lo está portando. Y ese es un problema.

La razón por la que pudieron prevenir esa vía de infección en China es la cuarentena. Las cuarentenas son efectivas. En China, han habido muy pocos casos nuevos en las últimas semanas. ¿Eso es algo que queremos que el mundo haga? No tengo idea.

Ponga lo que acaba de decir contra esa tasa de mortalidad, ¿ese 3 ó 4 por ciento de muertes entre las personas infectadas?

Otra vez, no sabemos el número de personas asintomáticas. Esa es la gran cuestión. Cuanto mayor sea ese número, mejor. Por ejemplo, si asumes que tres cuartos de la humanidad son portadores del virus, pero no exhiben ninguna patología, eso sería excelente. Eso es algo bueno.

¿Eso significa que la tasa de mortalidad entre las personas infectadas es, de hecho, tremendamente más baja, si hay montones y montones de personas que son asintomáticas?

Correcto. (…)

¿Es este un virus capaz de adaptarse, de cambiar, para vencer los esfuerzos para detenerlo? ¿O no lo sabemos?

Primero que nada, si queremos ser un poquito optimistas, montones de personas se han recuperado de este virus en China. Montones. (…) Así que este no es un asesino tan letal. Pero hay una trayectoria. ¿Dónde terminará esto? No lo sabemos.

¿Cómo deberíamos compararlo, en términos de los peligros que posee, a la gripe, por ejemplo, o a fumar cigarrillos, cuyas enfermedades asociadas matan aproximadamente a 500 mil personas cada año en Estados Unidos?

Bueno, la gripe cada año mata aproximadamente a 60 mil personas en Estados Unidos. (…) Incluso en China, la gripe esta temporada (no hablo del año pasado) ha matado a muchas más personas que la COVID-19. Pero la cuestión es que la gripe es un peligro con el que estás familiarizado. No es algo inesperado. Pero cuando ves algo nuevo que crece, siempre te preguntas, ¿cuándo, dónde se va a detener esto? Con la gripe, ya sabemos. Obviamente, fumar mata a montones de personas también. Pero la cuestión es que no puedes simplemente decir: “Oh, es mucho peor”, porque esta cosa es un añadido. No reemplaza a esos temores.

Sólo quiero terminar esta conversación siendo capaz de obtener una idea de cuán preocupada la gente debería estar, y cuán inteligentemente o no los líderes políticos del mundo están enfrentando esta epidemia.

Bueno, creo que me empujas fuera de mi área profesional. No soy un epidemiólogo, sino un científico. Soy capaz de leer y entender números en una manera en que la gente común tal vez no es capaz. Pero el impacto en la psicología y en la política no es algo de lo que me sienta muy cómodo al comentar.

Entiendo eso y lo respeto totalmente. Dígame, ¿qué le dice a su famila sobre lo que hay que hacer? ¿Qué precauciones toman?

Simplemente seguir los lineamientos.(…) Es similar a preguntar a un agente de seguros, ya sabes, ¿compraría un seguro de terremotos aunque no haya habido un terremoto apreciable en Israel en una cantidad significativa de tiempo? La gente toma distintas actitudes.

Todos sabemos que vamos a morir. ¿Todos toman exactamente el mismo seguro de vida? No, no lo hacen.

No hay razón alguna para asumir que mi opinión es mejor que la de cualquier otro, más allá del hecho de que entiendo algunos de los detalles moleculares de este virus mucho mejor que la mayoría de personas en el mundo. No creo que eso me califique para emitir otras opiniones.

Entiendo. Usted, como todos los demás, está cumpliendo los lineamientos. Pero como científico, ¿podría resumirle a la gente, mientras diligentemente hacen lo que les han dicho que hagan, qué tan preocupados o despreocupados deberían estar? Desde una perspectiva científica.

Es muy subjetivo. Es muy difícil de decir. Esto claramente no es el fin del mundo. La humanidad no perecerá debido a este virus. No hay razón para asumir que eso tendrá lugar.

Pero, como dicen, ya sabes, cada muerte, cada vida perdida, es un mundo en sí mismo.

Todavía manejamos al trabajo. Y esa es probablemente la actividad más peligrosa que cualquier israelí hace. Y sin embargo continuamos haciéndolo… Lo que es extremo para una persona puede no serlo para otra. No lo sé.

¿Hay algo que debería haberle preguntado, y que no le he preguntado?

Bueno, para poner las cosas desde otra perspectiva: estoy esquivando sus preguntas porque no tengo una respuesta. Una cosa que siempre recuerdo es una divertida anécdota usada por el nobel Daniel Kahneman, de la Universidad Hebrea, sobre la psicología de la toma de decisiones: alguien va al doctor con un problema particular. El doctor le dice, oh fantástico, tengo un procedimiento que curará esto con un 90% de seguridad. El paciente dice: excelente procedimiento, seguro. Me apunto.

Ese individuo podría haber ido donde otro doctor. Y ese otro doctor podría decirle: oh, tengo un procedimiento, pero hay un 10% de posibilidades de fracaso. El paciente dice: ese es un procedimiento terrible. ¿Por qué querría someterme a eso?

Obviamente, advertimos que ambos médicos están diciendo exactamente lo mismo. Y sin embargo el paciente actúa de forma completamente distinta.

Los hechos son una cosa. Y la manera en que la gente reacciona a ellos y realiza evaluaciones es algo completamente diferente. Por eso yo no necesariamente creo que los científicos que son capaces de ofrecer números rigurosos, y los epidemiólogos, etc., puedan ser necesariamente efectivos ya sea en calmar a la gente o en alimentar su pánico.

Aceptemos la locura

Tres poemas de Kenneth Patchen, extraídos de la breve antología publicada en la sección de literaturas de contranatura.org — La fuente original es la más amplia antología publicada por la UNAM. Las versiones en castellano son de Alberto Blanco.

ACEPTEMOS LA LOCURA

Aceptemos la locura abiertamente, hombres
De mi generación. Sigamos
Los pasos de esta edad destrozada:
Mirémosla cruzar la tierra opaca del Tiempo
Hacia la casa cerrada de la eternidad
Con el ruido que la muerte tiene,
Con el rostro de las cosas muertas y que no se diga:

Que queríamos más; buscamos para encontrar
Una puerta abierta, una hazaña absoluta del amor
Que transformara la aciaga oscuridad del día;
pero
Encontramos infierno y niebla
Sobre la tierra, y en nosotros mismos
Un pantano descompuesto de tumbas descomunales.

EL LOBO DEL INVIERNO

El lobo del invierno
Devora caminos y pueblos
En su hambre de hielo.

El lobo del invierno
Mete la pata en la olla rancia de la ciudad
Agitando la sopa de putas y suicidas.

Oh el lobo del invierno
Rompe los huesos del pobre
En su caverna congelada.

El lobo del invierno…
El torvo, el frío, el blanco
El bello lobo del invierno
Que se alimenta de nuestro mundo.

GAUTAMA EN EL PARQUE DE LOS VENADOS EN BENARÉS

En una choza de lodo y fuego
Está sentado este hombre —“No desear
Dinero, una vida en el mundo,
No querer adornos en mi nombre”—
Y era rico; su vida vive allí
Donde la muerte no puede llegar; su honor
Clava la vista en el sol.

El ciervo duerme. Los vientos ligeros
Rizan la verde cabellera de la tierra. Es
Maravilloso vivir. Mi sable se oxida
En la plácida lluvia. No debo pensar
Más. Toco el rostro de mi amigo;
Me muestra los dientes sucios mientras se rasca
Una pulga —y sonreímos. Hace calor
Y el arroz se agita en nuestros vientres
Con provecho.

El ciervo levanta la cabeza —el sol inunda
Sus ojos suaves con los reinos de la vida—
Creo que todos debemos irnos a dormir ya,
Y no preocuparnos más.

— Kenneth Patchen
Traducción de Alberto Blanco

English versions in page 2.