“Esta cuarentena está haciendo un daño enorme”

El 17 de mayo de 2020, la BBC realizó una breve entrevista a Jonathan Sumption, ex Juez de la Corte Suprema de Justicia del Reino Unido, quien criticó desde el comienzo la estrategia de una cuarentena general para enfrentar la pandemia del COVID-19. Aquí la transcripción, traducida por contranatura.org

Estamos con el ex Juez de la Corte Suprema de Justicia, Lord Sumption, quien hoy(1)ha escrito un artículo en el Sunday Times sobre la cuarentena y la estrategia del gobierno de reducir las restricciones. Bienvenido, Lord Sumption.

Buenas tardes.

Su artículo hoy calificó de tímidos a los ministros por la estrategia de apertura que están tomando. ¿Por qué?

Porque me parece que no existe un propósito real en continuar con la cuarentena, más allá de evitar las críticas del público. Uno entiende por qué los políticos no quieren ser criticados pero es la marca de un estadista estar preparado para mantener firmeza por el interés nacional y no simplemente salir corriendo ante la opinión pública, especialmente cuando, en un sentido, tú mismo has creado esa opinión pública al aterrorizar los días de las personas durante las últimas ocho semanas tratando de pesuadirlos de que esta es una epidemia mucho más virulenta de lo que en realidad es.

La actual lógica de la cuarentena es incoherente. Digo esto porque la lógica anterior era que debías esparcir las infecciones sobre un período más largo y así permitir que los hospitales se den abasto. Por eso había ese eslógan “Protejan al SNS”. Bueno, han eliminado esa parte del eslógan y lo han hecho por buenas razones que fueron explicadas en el documento publicado el lunes. Actualmente el Sistema Nacional de Salud ha más que duplicado sus unidades de cuidados intensivos. Es un logro impresionante del gobierno pero necesitan seguir la lógica de ello.(2)

El hecho crucial es que su documento acepta que el COVID-19 estará con nosotros por largo tiempo. Ese es el más probable desenlace y es consistente con la ciencia; una vez que un virus se ha asentado en una población simplemente no desaparece hasta que suficientes personas se han expuesto a la enfermedad para adquirir inmunidad, o hasta que una vacuna aparece. Así es que, cuando la cuarentena termine, sea cuando sea, el virus aún estará allí esperando por nosotros.

De hecho, y entonces, justo al inicio de esta entrevista, cuando dijo que hay una falta de propósito, el propósito ahora mismo para el gobierno es mantener baja la tasa de infección para que el sistema de salud pueda darse abasto, y estamos en un punto en que para fines de abril hubo un exceso de mortalidad de 50 mil casos de los cuales 36 mil fueron directamente relacionados al COVID-19, es un poco difícil(3)saber cuál fue la causa de los otros casos pero la evidencia es clara, ¿no? Este virus ha tenido un terrible impacto en la población.

No, la evidencia no es clara en ese sentido. Más del 90% de los casos son casos en los cuales el certificado de defunción muestra múltiples causas de muerte y el coronavirus fue sólo una de ellas. Este es un virus que ataca a personas con muy serias y preexistentes vulnerabilidades, y eso es consistente con todo el análisis estadístico, y particularmente…

Pero no hubiesen muerto necesariamente ahora, ¿no? Hubieran podido vivir por muchos años.

No, no por muchos años, es decir, casi todas estas personas son muy mayores y padeciendo muy serias enfermedades, suficientemente serias para ser mencionadas como causa de muerte en los certificados. La abrumadora mayoría de ellos hubiera muerto un poco después pero no mucho después, de todas maneras.

Entonces qué propone ahora, ha dicho que el enfoque actual de apertura es tímido y que carece de propósito. ¿Qué estrategia le gustaría ver?

Lo que ahora propongo es que la cuarentena debe ser totalmente voluntaria. Depende de nosotros, no del Estado, decidir qué riesgos vamos a correr con nuestros propios cuerpos. Ahora, la respuesta clásica que la gente da es que saliendo a las calles y a las tiendas y a otras cosas vas a infectar a otras personas, pero tú no tienes que tomar ese riesgo, puedes voluntariamente confinarte, no tienes que salir a las calles, no tienes que salir a las tiendas, la gente que se siente vulnerable puede autoconfinarse y el resto de nosotros puede entonces seguir adelante con sus vidas.

Nunca hemos vivido en un mundo libre de riesgos, y nunca viviremos en un mundo libre de riesgos. Vamos a tener que vivir con el COVID-19 porque va a estar alrededor por un largo tiempo hasta que alguien encuentre y pruebe con éxito una vacuna.

Entonces qué opción tomaría usted, en este sistema enteramente voluntario que propone, qué opción tomaría para usted mismo y para los miembros de su familia.

Bueno, yo tomo mis decisiones y otros miembros de mi familia tomarán las suyas. Pero mi decisión sería vivir una vida perfectamente normal. Si los pubs estuviesen abiertos ahora, iría a un pub lleno de gente sin ninguna duda, si los teatros estuviesen abiertos iría sin dudarlo, porque esta es…, para una abrumadora mayoría de gente sin enfermedades serias preexistentes, esta es una epidemia muy leve.

En los documentos publicados por la Oficina del Gabinete evaluando el riesgo nacional hicieron una lista con todas las pandemias desde 1918, y la mortalidad de la actual pandemia está abajo, al final, debajo de todas las otras, y yo tomaría muy contento ese riesgo, absolutamente.

Imaginemos que usted fuese portador del virus, que fuese asintomático, y que siguiera haciendo su vida normal, y fuese al teatro y se sentara al lado de alguien que se contagie el virus de usted y muera, ¿pensaría que es parte del riesgo cotidiano, y que está bien para ellos tomarlo?

Bueno, depende de ellos si quieren tomar ese riesgo. Yo estaría corriendo el riesgo de contagiarme el virus, si ellos fuesen asintomáticos. Y yo estoy preparado para correr ese riesgo. Ellos no tienen por qué ir al teatro; si no están preparados a correr ese riesgo, presumiblemente no irían. Tenemos derecho a correr riesgos con nuestras propias vidas, especialmente cuando, básicamente, la vida sólo es valiosa si estás preparado para involucrarte en actividades sociales que inevitablemente conllevan un riesgo. Eso es parte de la vida.

¿Ha cumplido con las reglas de la cuarentena?

Sí.

¿Completamente?

Sí.

A regañadientes, parece.

Bueno, desapruebo la cuarentena, llámelo a regañadientes si quiere, pero acato la ley porque no deseo poner un arma en las manos de gente como usted.

(Se ríe, titubea) Quiero decir, estoy realmente interesada en cómo se compara lo que usted propone con la manera en que ha vivido su vida en estas últimas semanas. Pero me pregunto si usted piensa que cualquiera podría hacer…

Escuche, he sido un vocero público de un particular punto de vista, y no voy a socavar mi propia posición ignorando la ley.

Sólo me pregunto si piensa que en un sistema enteramente voluntario, la gente tomaría decisiones sensatas. El Primer Ministro ha puesto énfasis en el buen juicio del pueblo británico, pero ¿usted piensa que somos una sociedad que puede tomar decisiones sensatas como individuos y al mismo tiempo proteger la salud pública como un todo?

Sí, por supuesto que lo somos. Somos adultos, somos una sociedad sofisticada, e indudablemente habrá algunos que no tomen decisiones sensatas, pero no puedes recluir a toda la población simplemente porque una pequeña minoría no es muy sensata con su propia seguridad.

¿Entonces qué le diría a la gente que ha protestado contra la cuarentena en sitios como Hyde Park, en Londres?

Pienso que si se oponían a la cuarentena, tengo algo de simpatía por ellos. Esta cuarentena está destruyendo el sustento de muchos en una escala masiva. Está haciendo un daño enorme y según lo veo nunca ha valido la pena imponerla, según los nada impresionantes resultados que se le pueden atribuir directamente.

Lord Sumption, muchas gracias.


(1) El 17 de mayo de 2020, en The Sunday Times, con el título: Set us free from lockdown, ministers, and stop covering your backs (Libérennos de la cuarentena, ministros, y dejen de cubrirse las espaldas). (N. del T.)

(2) En cambio la lógica actual es, como señala Jonathan Sumption en el artículo arriba citado, "blindarnos del riesgo de contagio". Se impone así el paradigma de que "los humanos son un peligro biológico", en palabras de una ejecutiva de la industria de la Inteligencia Artificial. (N. del T.)

(3) En realidad no es tan difícil. Hay un exceso de mortalidad que no se puede atribuir a la enfermedad del COVID-19, sino al estado de pánico generado por ella y a la propia cuarentena. The Guardian ha informado que el 80% de personas fallecidas en sus casas desde el inicio de la pandemia no murieron por el COVID-19; y The Telegraph, en un artículo titulado "No podemos seguir ignorando el exceso de muertes causado por la cuarentena", señaló un descenso del 23% en el número de personas acudiendo a las emergencias de los hospitales. Un informe del British Medical Journal aseveró, el 13 de mayo, que sólo un tercio del exceso de muertes en Inglaterra y Gales puede ser explicado por el COVID-19. (N. del T.)