“Así es como las sociedades se convierten en despotismos”

Playas prohibidas. Agentes de la policía y el ejército en la playa de Agua Dulce en el distrito de Chorrillos, ciudad de Lima, el 1 de enero de 2021, cumpliendo la orden del gobierno de repeler a los veraneantes para evitar el contagio del nuevo coronavirus. (Foto: ANDINA/Vidal Tarqui).

El 30 de marzo de 2020, BBC Radio 4 propaló una entrevista con el jurista británico Jonathan Sumption, ex juez de la Corte Suprema del Reino Unido. Aquí un fragmento de la transcripción publicada en The Spectator, traducido por contranatura.org.

Entrevistador de la BBC Jonny Dymond: “Un vuelco histérico hacia un estado policial. Una vergonzosa fuerza policial entrometiéndose con escaso respeto al sentido común o a la tradición. Una sobrereacción irracional motivada por el miedo”. Estas no son acusaciones de activistas desorbitados; provienen de los labios de uno de nuestros más eminentes juristas, Lord Sumption, ex Juez de la Corte Suprema. Estuvimos hablando justo antes de salir al aire.

Lord Sumption: El verdadero problema es que cuando las sociedades humanas pierden su libertad, usualmente no es porque los tiranos las despojan. Usualmente es porque la gente voluntariamente renuncia a su libertad a cambio de protección contra alguna amenaza externa. Y la amenaza usualmente es real pero exagerada. Eso es lo que me temo estamos viendo ahora, la presión sobre los políticos ha provenido del público. Quieren medidas concretas. No se toman una pausa para pensar si las medidas funcionarán. No se preguntan si valdrá la pena pagar el costo que estas medidas acarrean. Quieren acción de cualquier forma. Y cualquiera que ha estudiado historia reconocerá aquí los clásicos síntomas de la histeria colectiva. La histeria es contagiosa. Estamos entrando en un estado de conmoción en el que exageramos la amenaza y dejamos de preguntarnos si la cura podría ser peor que la enfermedad.

Dymond: En un momento así, como reconoces, los ciudadanos buscan la protección y asistencia del Estado; no debería sorprendernos entonces que el Estado asuma nuevos poderes si es que responde. Es lo que se le ha pedido que haga, casi exigido.

Sumption: Sí, es totalmente cierto. No debería sorprendernos. Pero tenemos que reconocer que así es como las sociedades se convierten en despotismos. Y también tenemos que reconocer que este proceso conduce naturalmente a la exageración. Los síntomas del coronavirus son muy serios para aquellos que padecen otras enfermedades significativas, especialmente si son ancianos. Hay casos excepcionales en los que personas jóvenes han fallecido, que han recibido un montón de publicidad, pero los números son bastante pequeños. La evidencia italiana, por ejemplo, sugiere que solamente el 12% de muertes son atribuibles al coronavirus como principal causa de muerte. Así que esto es serio, sí, y es entendible que la gente clame al gobierno. Pero la verdadera pregunta es: ¿es esto lo suficientemente serio para justificar poner a la mayoría de nuestra población en prisión domiciliaria, destrozando nuestra economía por un periodo indefinido, arruinando negocios que a honestos y esforzados trabajadores les ha tomado años levantar, atando a las futuras generaciones con deuda, depresión, estrés, ataques cardiacos, suicidios y una angustia increíble inflingida a millones de personas que no son especialmente vulnerables al coronavirus y que sufrirán sólo síntomas moderados o ninguno en absoluto (…) ?

Dymond: El ejecutivo, el gobierno, de pronto tiene realmente mucho poder y enfrenta muy poco escrutinio. El Parlamento está en receso (…). ¿No hay mucho escrutinio, verdad?

Sumption: No. Ciertamente no hay mucho en el tema del escrutinio institucional. La prensa ha realizado cierto escrutinio, ha habido algo de buen periodismo retador, pero pienso que mayormente la prensa hace eco y de hecho ha amplificado el pánico general.

Dymond: Habrán personas escuchando que admiran tu sabiduría legal pero que también dirán: “bueno, él no es un epidemiólogo, no sabe cómo se transmite la enfermedad, no entiende los riesgos a los servicios de salud si esta cosa se sale de control”. ¿Qué les dices a ellos?

Sumption: A ellos les digo que no soy un científico pero que es el derecho y el deber de cada ciudadano buscar y mirar lo que los científicos han dicho y analizarlo por su propia cuenta y extraer conclusiones de sentido común. Todos somos perfectamente capaces de hacerlo y no hay ninguna razón particular para que la naturaleza científica del problema deba significar que renunciamos a nuestra libertad en las manos de los científicos. Todos tenemos facultades críticas y es sumamente importante, en un momento de pánico nacional, mantenerlas.

“El problema es cómo la pantalla se ha apoderado del cerebro”

Ilustración de Steve Cutts

Fragmento de una entrevista al filósofo italiano Franco “Bifo” Berardi, realizada por Josep Massot en Barcelona, publicada en el diario El País el 20 de febrero de 2019.

¿En qué está mutando el ser humano?

La modernidad nace cuando la escritura se hace medio de masas y la imprenta permite difundir el pensamiento en miles de copias. Hoy vivimos una segunda mutación técnico-comunicativa mucho más profunda, porque mutamos de una forma conjuntiva del pensamiento, de la comunicación, del afecto, a una forma conectiva.

¿Cuál es la diferencia?

Que la presencia de la corporeidad ya no es decisiva. En la comunicación conjuntiva la creación de significado, de sentido, pertenece a la esfera de la presencia. Yo puedo decir algo que puede tener un significado diferente según la manera en que lo digo, de su contexto, de la relación afectiva que existe con mi interlocutor, pero en la comunicación conectiva es la sintaxis, la estructura técnica del medio, el formato, el sentido mismo. Además, la comunicación conectiva nos permite una aceleración, una intensificación infinita de la información, que no es solo información, este el problema, sino al mismo tiempo estímulo nervioso, es shitstorm. La consecuencia es que las capacidades críticas que la humanidad tenía en la época de la imprenta se están perdiendo. Y esta transformación está vinculada a la aceleración de la infoesfera que produce efectos en la psicoesfera, es decir, en el cerebro, en la mente, en la emocionalidad humana. Vivimos una época de patologías masivas, como las crisis de pánico, la depresión, la ansiedad, que no son patologías simplemente psíquicas, sino de la relación comunicacional.

¿Quién auguró mejor el futuro: Huxley, Ballard, Orwell o Philip K. Dick?

Philip K. Dick, sin duda. Orwell llegó muy lejos, pero Dick vio algo esencial, que el problema no era solo la pantalla como Orwell, el problema era la relación entre la máquina y el cerebro, la interconexión e interdependencia. El problema es cómo la pantalla se ha apoderado del cerebro, cómo la tecnología digital está modificando la cultura, pero también la actividad cognitiva, y a nivel más profundo, la estructura neurofísica misma del cerebro humano. La humanidad siempre se ha orientado con los sentidos, la vista, el olor… Hoy nos orientamos a través de un mapa telemático de un satélite. ¿Qué pasará dentro de dos o tres generaciones con la capacidad de mirar el panorama, detectar señales olfativas, auditivas, en el ambiente? Es la actividad cognitiva misma la que se está modificando y cuando se modifica la capacidad cognitiva, pasa a la física del cerebro. Tendremos un cerebro conectivo que funcionará a través de conexiones sintácticas que cancelarán la capacidad pragmática de redefinir el contexto.

Leer entrevista completa en El País.

“Esta anomalía debe parar”

La policía griega reprime la manifestación realizada el 17 de noviembre de 2020 en conmemoración de la matanza de estudiantes en la Universidad Politécnica de Atenas, perpetrada por la junta militar el 17 de noviembre de 1973.

Este es el breve pronunciamiento del poeta Yorgos Seferis emitido el 28 de marzo de 1969 por el servicio mundial de la BBC. Fue publicado y comentado por Philippe Theophanidis en aphelis.net. La traducción al castellano es de contranatura.org.

“Hace largo tiempo tomé la decisión de mantenerme fuera de la política de mi país. Como intenté explicar en otra ocasión, esto no significaba en absoluto que fuera indiferente a nuestra vida política.

Desde entonces me he abstenido como regla, hasta el día de hoy, de tocar asuntos de ese tipo. Es más, todo lo que he publicado hasta inicios de 1967 y mi actuación posterior (no he publicado nada en griego desde que la libertad fue amordazada) ha mostrado clara y suficientemente ―así lo creo― mi postura.

Sin embargo, desde hace meses he sentido, dentro de mí y a mi alrededor, con intensidad creciente, la obligación de hablar acerca de nuestra actual situación. Con toda la brevedad posible, esto es lo que tengo que decir:

Han pasado ya casi dos años desde que nos ha sido impuesto un régimen que es totalmente perjudicial a los ideales por los que nuestro mundo ―y nuestro pueblo tan resplandecientemente― peleó durante la última guerra mundial.

Es un estado de sopor obligatorio en el cual todos los valores intelectuales que tuvimos éxito en mantener vivos, con agonía y trabajo, están a punto de hundirse en pantanosas y estancadas aguas. No sería difícil para mí comprender cómo un daño de este tipo no resultaría gran cosa para ciertas personas.

Cualquiera ha aprendido y sabe a estas alturas que en el caso de los regímenes dictatoriales el comienzo parece fácil, pero la tragedia espera, inevitablemente, en el final. El drama de este final nos atormenta, consciente o inconscientemente ―como en los coros inmemoriales de Esquilo. Cuanto más tiempo permanece la anomalía, más crece la maldad.

Soy un hombre sin ninguna filiación política, y puedo por lo tanto hablar sin miedo ni pasión. Veo delante de mí el abismo hacia el cual nos conduce la opresión que ha envuelto el país. Esta anomalía debe parar. Es un imperativo nacional.

Ahora retorno al silencio. Ruego a Dios que no imponga sobre mí una necesidad similar de hablar otra vez.”

Crónica de la Biblioteca de la Universidad de Princeton, vol. 58, no. 3, 1996-1997, p. 591: “Este es el pronunciamiento de Yorgos Seferis denunciando el régimen de los Coroneles. La traducción inglesa de Edmund Keeley está basada en una copia en papel carbón del original, en los Documentos selectos de Yorgos Seferis, División de manuscritos, libros raros y colecciones especiales, Biblioteca de la Universidad de Princeton”.


Comentario de Philippe Theophanidis:

El 21 de abril de 1967 hubo un golpe de estado en Grecia liderado por coroneles. Derrocaron al gobierno interino y cancelaron las elecciones generales programadas para el 28 de mayo del mismo año. Esta dictadura militar derechista duró siete largos años, desde 1967 a 1974. Llegó a ser conocida como “El régimen de los Coroneles”, “La Junta” o alternativamente “El Septenio”.

Yorgos Seferis (1900-1971) era en el momento uno de los más renombrados poetas griegos. Era también muy conocido internacionalmente desde que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1963. No era percibido como una figura política, pero la situación en Grecia era ciertamente insoportable para él. El 28 de marzo de 1969 rompió su silencio y, con la ayuda del Servicio Mundial de la BBC, propaló el breve pero estimulante mensaje arriba traducido. Su pronunciamiento fue reimpreso después por varios diarios en Atenas.

La urgente y firme conclusión de su mensaje ―”Esta anomalía debe parar”― podría ciertamente ser interpretada por algunos hoy en día como un programa válido para enfrentar nuevas crisis. De hecho, la palabra usada por Seferis ―η ανωμαλία, “la anomalía”― significa ‘desigual’, ‘irregular’. (…) La plutocracia que algunos ven como la raíz de la crisis de la deuda en Grecia o la diferencia en la riqueza entre el 1% y el 99% que está en el origen del movimiento ‘Ocupa Wall Street’ son, propiamente hablando, anomalías. (…)

Leer el artículo completo, en inglés, en aphelis.net.

“Las consecuencias políticas creo que son peores”

El ejército y la policía controlan el acceso al Complejo de Mercados en la ciudad de Piura, norte del Perú, el 17 de abril de 2020. (Andina/Municipalidad de Piura)

El 9 de mayo de 2020, Sofía Benavides y Darío Mizrahi publicaron en Infobae una entrevista con Johan Giesecke, médico y profesor emérito del Instituto Karolinska de Estocolmo, asesor del Ministerio de Salud de Suecia durante la pandemia del Covid-19, y quien se desempeñó como jefe de Epidemiología desde 1995 a 2005 en el país escandinavo. Aquí un breve fragmento de la entrevista.

Casi todos los países del mundo impusieron alguna forma de confinamiento estricto, no uno suave como el sueco. ¿Por qué cree que un enfoque tan duro fue elegido por tantos gobiernos y por qué Suecia no creyó que fuera apropiado?

Porque no hay evidencia científica para la mayoría de las restricciones que están tomando los países. Creo que para los políticos es importante mostrar fortaleza y acción, y observo que ese es un motivo importante para las cuarentenas estrictas. En Europa sucede que los países se siguen unos a otros. Cuando el país X ve que el país Y hizo algo, dicen ‘tenemos que hacer lo mismo, tenemos que establecer esa restricción’. Hubo una carrera entre los políticos.

Pero es cierto que en muchos casos hay epidemiólogos que les recomiendan a los políticos tomar esas medidas. ¿Hay discrepancias entre los expertos en ese punto?

Sí, y es precisamente porque hay poca ciencia, así que nadie sabe. Hay algunas cosas que sí sabemos científicamente, como que lavarse las manos es bueno. Lo sabemos desde hace 150 años. También sabemos que debemos mantener cierta distancia social, es decir, no acercarnos demasiado a otras personas. ¿Pero el resto? Nadie sabe si cerrar las escuelas va a tener algún efecto. Lo mismo con el cierre de fronteras, o con no permitir que la gente esté al aire libre. Muchos países le han dicho a la población que se quede en sus apartamentos. Es extraño, porque es agradable estar afuera y uno debería hacerlo. La infección se propaga muy poco estando al aire libre. De hecho, el riesgo es mucho menor.

¿Hasta qué punto cree usted que un enfoque como el de Suecia, que hace hincapié en la responsabilidad individual, podría funcionar en países con mayor desigualdad, pobreza y menor cohesión social, como podría ser la Argentina, pero también en otros países de América Latina?

La gente no es estúpida. Si se le explica qué es lo mejor para ellos y qué es lo mejor para la gente que los rodea, generalmente cumplirán con lo que se les indica. Y tampoco es necesario que todos cumplan con eso, mientras una mayoría siga las recomendaciones de las autoridades. Creo que funcionaría también en Argentina, y de cualquier manera creo que sería mejor que la policía controlando las calles.

Hay mucho debate acerca de la tasa de mortalidad del virus. Usted dijo recién que en Argentina podrían morir 15 mil personas. Pero cerca de 32 mil murieron en 2018 por neumonía e influenza, según estadísticas del Ministerio de Salud. En otros países, en cambio, el coronavirus ya mató más gente que la gripe estacional. ¿Cuál es la verdadera tasa de mortalidad de la COVID-19?

Yo creo que la tasa de mortalidad de la COVID-19 es bastante similar a la de una temporada de gripe, dudo de que sea muy diferente.

Usted ha dicho anteriormente que la cuarentena extrema es un riesgo para la democracia. ¿Por qué?

Porque es una situación en la que los hombres y las mujeres fuertes ven una oportunidad de obtener más poder. Por ejemplo, hoy Hungría tiene un dictador, Viktor Orbán, y pasa en otros países, también en el Reino Unido, por ejemplo, los gobiernos quieren lograr más poder, y podría también pasar en América Latina. Es una oportunidad para que aquellos que quieren poder, lo consigan. Y yo creo que ese es el mayor riesgo de esta pandemia. Por supuesto que la enfermedad y las muertes son un gran riesgo, pero las consecuencias políticas creo que son peores.

Sin embargo, quienes hoy se oponen a las cuarentenas y restricciones en todo el mundo no parecen ser grandes defensores de la democracia… Por ejemplo, los grupos de republicanos armados en Estados Unidos, que sostienen que el confinamiento es una mentira que debe terminarse para priorizar la economía.

Tienes razón, no es tan simple. Y del otro lado, también creo que muchos defensores de la democracia realmente están apoyando las decisiones de sus gobiernos sobre los bloqueos, los cierres y las cuarentenas. La verdad es que no puedo explicar por qué sucede de esta manera, pero realmente me preocupa mucho el futuro, en términos políticos.

© Infobae
Leer entrevista completa

“Esta cuarentena está haciendo un daño enorme”

El 17 de mayo de 2020, la BBC realizó una breve entrevista a Jonathan Sumption, ex Juez de la Corte Suprema de Justicia del Reino Unido, quien criticó desde el comienzo la estrategia de una cuarentena general para enfrentar la pandemia del COVID-19. Aquí la transcripción, traducida por contranatura.org

Estamos con el ex Juez de la Corte Suprema de Justicia, Lord Sumption, quien hoy(1)ha escrito un artículo en el Sunday Times sobre la cuarentena y la estrategia del gobierno de reducir las restricciones. Bienvenido, Lord Sumption.

Buenas tardes.

Su artículo hoy calificó de tímidos a los ministros por la estrategia de apertura que están tomando. ¿Por qué?

Porque me parece que no existe un propósito real en continuar con la cuarentena, más allá de evitar las críticas del público. Uno entiende por qué los políticos no quieren ser criticados pero es la marca de un estadista estar preparado para mantener firmeza por el interés nacional y no simplemente salir corriendo ante la opinión pública, especialmente cuando, en un sentido, tú mismo has creado esa opinión pública al aterrorizar los días de las personas durante las últimas ocho semanas tratando de persuadirlos de que esta es una epidemia mucho más virulenta de lo que en realidad es.

La actual lógica de la cuarentena es incoherente. Digo esto porque la lógica anterior era que debías esparcir las infecciones sobre un período más largo y así permitir que los hospitales se den abasto. Por eso había ese eslógan “Protejan al SNS”. Bueno, han eliminado esa parte del eslógan y lo han hecho por buenas razones que fueron explicadas en el documento publicado el lunes. Actualmente el Sistema Nacional de Salud ha más que duplicado sus unidades de cuidados intensivos. Es un logro impresionante del gobierno pero necesitan seguir la lógica de ello.(2)

El hecho crucial es que su documento acepta que el COVID-19 estará con nosotros por largo tiempo. Ese es el más probable desenlace y es consistente con la ciencia; una vez que un virus se ha asentado en una población simplemente no desaparece hasta que suficientes personas se han expuesto a la enfermedad para adquirir inmunidad, o hasta que una vacuna aparece. Así es que, cuando la cuarentena termine, sea cuando sea, el virus aún estará allí esperando por nosotros.

De hecho, y entonces, justo al inicio de esta entrevista, cuando dijo que hay una falta de propósito, el propósito ahora mismo para el gobierno es mantener baja la tasa de infección para que el sistema de salud pueda darse abasto, y estamos en un punto en que para fines de abril hubo un exceso de mortalidad de 50 mil casos de los cuales 36 mil fueron directamente relacionados al COVID-19, es un poco difícil(3)saber cuál fue la causa de los otros casos pero la evidencia es clara, ¿no? Este virus ha tenido un terrible impacto en la población.

No, la evidencia no es clara en ese sentido. Más del 90% de los casos son casos en los cuales el certificado de defunción muestra múltiples causas de muerte y el coronavirus fue sólo una de ellas. Este es un virus que ataca a personas con muy serias y preexistentes vulnerabilidades, y eso es consistente con todo el análisis estadístico, y particularmente…

Pero no hubiesen muerto necesariamente ahora, ¿no? Hubieran podido vivir por muchos años.

No, no por muchos años, es decir, casi todas estas personas son muy mayores y padeciendo muy serias enfermedades, suficientemente serias para ser mencionadas como causa de muerte en los certificados. La abrumadora mayoría de ellos hubiera muerto un poco después pero no mucho después, de todas maneras.

Entonces qué propone ahora, ha dicho que el enfoque actual de apertura es tímido y que carece de propósito. ¿Qué estrategia le gustaría ver?

Lo que ahora propongo es que la cuarentena debe ser totalmente voluntaria. Depende de nosotros, no del Estado, decidir qué riesgos vamos a correr con nuestros propios cuerpos. Ahora, la respuesta clásica que la gente da es que saliendo a las calles y a las tiendas y a otras cosas vas a infectar a otras personas, pero tú no tienes que tomar ese riesgo, puedes voluntariamente confinarte, no tienes que salir a las calles, no tienes que salir a las tiendas, la gente que se siente vulnerable puede autoconfinarse y el resto de nosotros puede entonces seguir adelante con sus vidas.

Nunca hemos vivido en un mundo libre de riesgos, y nunca viviremos en un mundo libre de riesgos. Vamos a tener que vivir con el COVID-19 porque va a estar alrededor por un largo tiempo hasta que alguien encuentre y pruebe con éxito una vacuna.

Entonces qué opción tomaría usted, en este sistema enteramente voluntario que propone, qué opción tomaría para usted mismo y para los miembros de su familia.

Bueno, yo tomo mis decisiones y otros miembros de mi familia tomarán las suyas. Pero mi decisión sería vivir una vida perfectamente normal. Si los pubs estuviesen abiertos ahora, iría a un pub lleno de gente sin ninguna duda, si los cines estuviesen abiertos iría sin dudarlo, porque esta es…, para una abrumadora mayoría de gente sin enfermedades serias preexistentes, esta es una epidemia muy leve.

En los documentos publicados por la Oficina del Gabinete evaluando el riesgo nacional hicieron una lista con todas las pandemias desde 1918, y la mortalidad de la actual pandemia está abajo, al final, debajo de todas las otras, y yo tomaría muy contento ese riesgo, absolutamente.

Imaginemos que usted fuese portador del virus, que fuese asintomático, y que siguiera haciendo su vida normal, y fuese al cine y se sentara al lado de alguien que se contagie el virus de usted y muera, ¿pensaría que es parte del riesgo cotidiano, y que está bien para ellos tomarlo?

Bueno, depende de ellos si quieren tomar ese riesgo. Yo estaría corriendo el riesgo de contagiarme el virus, si ellos fuesen asintomáticos. Y yo estoy preparado para correr ese riesgo. Ellos no tienen por qué ir al cine; si no están preparados a correr ese riesgo, presumiblemente no irían. Tenemos derecho a correr riesgos con nuestras propias vidas, especialmente cuando, básicamente, la vida sólo es valiosa si estás preparado para involucrarte en actividades sociales que inevitablemente conllevan un riesgo. Eso es parte de la vida.

¿Ha cumplido con las reglas de la cuarentena?

Sí.

¿Completamente?

Sí.

A regañadientes, parece.

Bueno, desapruebo la cuarentena, llámelo a regañadientes si quiere, pero acato la ley porque no deseo poner un arma en las manos de gente como usted.

(Se ríe, titubea) Quiero decir, estoy realmente interesada en cómo se compara lo que usted propone con la manera en que ha vivido su vida en estas últimas semanas. Pero me pregunto si usted piensa que cualquiera podría hacer…

Escuche, he sido un vocero público de un particular punto de vista, y no voy a socavar mi propia posición ignorando la ley.

Sólo me pregunto si piensa que en un sistema enteramente voluntario, la gente tomaría decisiones sensatas. El Primer Ministro ha puesto énfasis en el buen juicio del pueblo británico, pero ¿usted piensa que somos una sociedad que puede tomar decisiones sensatas como individuos y al mismo tiempo proteger la salud pública como un todo?

Sí, por supuesto que lo somos. Somos adultos, somos una sociedad sofisticada, e indudablemente habrá algunos que no tomen decisiones sensatas, pero no puedes recluir a toda la población simplemente porque una pequeña minoría no es muy sensata con su propia seguridad.

¿Entonces qué le diría a la gente que ha protestado contra la cuarentena en sitios como Hyde Park, en Londres?

Pienso que si se oponían a la cuarentena, tengo algo de simpatía por ellos. Esta cuarentena está destruyendo el sustento de muchos en una escala masiva. Está haciendo un daño enorme y según lo veo nunca ha valido la pena imponerla, según los nada impresionantes resultados que se le pueden atribuir directamente.

Lord Sumption, muchas gracias.


(1) El 17 de mayo de 2020, en The Sunday Times, con el título: Set us free from lockdown, ministers, and stop covering your backs (Libérennos de la cuarentena, ministros, y dejen de cubrirse las espaldas). (N. del T.)

(2) En cambio la lógica actual es, como señala Jonathan Sumption en el artículo arriba citado, "blindarnos del riesgo de contagio". Se impone así el paradigma de que "los humanos son un peligro biológico", en palabras de una ejecutiva de la industria de la Inteligencia Artificial. (N. del T.)

(3) En realidad no es tan difícil. Hay un exceso de mortalidad que no se puede atribuir a la enfermedad del COVID-19, sino al estado de pánico generado por ella y a la propia cuarentena. The Guardian ha informado que el 80% de personas fallecidas en sus casas desde el inicio de la pandemia no murieron por el COVID-19; y The Telegraph, en un artículo titulado "No podemos seguir ignorando el exceso de muertes causado por la cuarentena", señaló un descenso del 23% en el número de personas acudiendo a las emergencias de los hospitales. Un informe del British Medical Journal aseveró, el 13 de mayo, que sólo un tercio del exceso de muertes fuera del sistema hospitalario en Inglaterra y Gales puede ser explicado por el COVID-19. (N. del T.)