“Nada puede justificar esta destrucción de la vida de la gente”

Ciudadanos afectados por la cuarentena, en el distrito de Tambogrande, Piura, norte del Perú, en la madrugada del 27 de abril de 2020, esperando afuera de una agencia bancaria con la esperanza de cobrar un bono del gobierno. (Fuente: El Regional de Piura)

El 22 de mayo de 2020, Yoram Lass, médico e investigador científico, ex director general del Ministerio de Salud de Israel, fue entrevistado por Fraser Myers para la revista Spiked, sobre la pandemia del COVID-19. La traducción es de contranatura.org

Spiked: Usted ha descrito la respuesta global al coronavirus como histeria. ¿Puede explicarlo?

Yoram Lass: Es la primera epidemia en la historia que es acompañada por otra epidemia: el virus de las redes sociales. Este nuevo medio ha lavado el cerebro de poblaciones enteras. El resultado es miedo y ansiedad, y la incapacidad de observar datos reales. Y así tienes todos los ingredientes para una histeria monstruosa.

Es lo que se conoce en ciencia como retroalimentación positiva, o efecto de bola de nieve. El gobierno teme a sus electores. Por lo tanto, implementa medidas draconianas. Los electores ven las medidas draconianas y se vuelven incluso más histéricos. Se alimentan mutuamente y la bola de nieve crece y crece hasta llegar a territorio irracional. Esta no es más que una epidemia de gripe, si te importa ver los números y los hechos, pero la gente en estado de ansiedad es ciega. Si yo estuviese tomando decisiones, intentaría darle a las personas los números verdaderos. Y jamás destruiría a mi país.

¿Qué nos dicen los números, según lo ve?

La tasa de mortalidad atribuida al coronavirus es falsa. La mayoría de gente no está muriendo del coronavirus. La causa de muerte está siendo cambiada en el registro. Si los pacientes murieron de leucemia, de cáncer metastásico, de enfermedad cardiovascular o Alzheimer, ellos ponen coronavirus.(1) Además, el número de personas infectadas es falaz, porque depende del número de pruebas. Cuanto más pruebas haces más personas infectadas obtienes.

El único número que importa es el número total de muertes, por todas las causas, no solamente coronavirus. Si miras esos números verás que cada invierno tenemos lo que se llama un exceso de mortalidad. Es decir, durante el invierno más gente muere comparada con el promedio, debido a la temporada regular de epidemias de gripe, de las que nadie se preocupa. Si miras la ola del coronavirus en un gráfico, verás que se ve como un salto. El coronavirus viene muy rápido, pero se va también muy rápido. La ola de la influenza es más pequeña porque toma tres meses en pasar. Si cuentas el número de personas fallecidas en términos de exceso de mortalidad —que es el área bajo la curva— verás que durante la temporada del coronavirus hemos tenido un exceso de mortalidad que es aproximadamente 15% más grande que la epidemia de gripe normal en 2017.

Comparado con ese incremento, las medidas draconianas son de proporciones bíblicas. Cientos de millones de personas están sufriendo. En los países en vías de desarrollo muchos morirán de hambre. En los países desarrollados muchos morirán por el desempleo. El desempleo es mortalidad. Más personas morirán por las medidas adoptadas que por el virus. Y las personas que mueren por las medidas son los proveedores de los hogares. Son más jóvenes. Entre la gente que muere por el coronavirus, la edad promedio es a menudo más alta que la esperanza de vida de la población. Lo que se ha hecho no es proporcionado. Pero la gente tiene miedo, les han lavado el cerebro. No prestan atención a los hechos. Y eso incluye a los gobiernos.

¿Las cuarentenas tienen algún efecto positivo en la seguridad de las personas?

Cualquier experto razonable —esto es, cualquiera menos el Profesor Ferguson del Imperial College que habría encerrado a todos cuando tuvimos la gripe porcina— te dirá que la cuarentena no puede cambiar el número final de personas infectadas. Sólo puede cambiar la tasa de infección. Y la gente argumenta que cambiando la tasa de infección y “aplanando la curva”, hemos evitado el colapso de los hospitales. Te he mostrado los costos de la cuarentena, pero estos fueron los argumentos en favor de ella. Pero mira a Suecia. Sin cuarentena y sin colapso de hopitales. El argumento en favor de la cuarentena colapsa.

¿Por qué algunos países han sufrido mucho más que otros por el COVID-19?

Por ejemplo, puedes comparar Italia con Israel. En Medio Oriente, este virus realmente no está funcionando. Hay dos razones. Una es que hay una población muy joven, y la otra es el clima diferente. En la latitud de 50 grados, donde está Europa, y 40, que es el noreste de Estados Unidos, el virus es mucho más viable. Italia tiene la población más vieja del mundo, con excepción de Japón. Los italianos son también intensos fumadores y personas muy sociables, siempre abrazando y besando. Si miras los números, en 2017 murieron 25 mil italianos por complicaciones de la gripe. Ahora tienes alrededor de 30 mil muriendo por el coronavirus. Así que es un número comparable. No deberías arruinar un país por números comparables.

¿Cómo ha sido en Israel?

En Israel, tenemos dos capas de miedo. La histeria es similar a la del resto del mundo. Sin embargo, tenemos un primer ministro que ha sido resucitado por el coronavirus, añadiendo otra capa de miedo. No creo que exista otro primer ministro que haya hablado acerca del coronavirus en términos de la Peste Negra medieval, el Holocausto y el Fin de la Humanidad como lo ha hecho. ¿Boris Johnson ha mencionado a la Peste Negra? No lo creo. Esta es la situación especial en Israel.

¿Cómo se compara el coronavirus con pandemias pasadas?

Si miras en los años 50, tuvimos la gripe asiática. En los 60, hubo la gripe de Hong Kong. Estas fueron peores que esta pandemia. También, mira la historia de la gripe porcina en 2009, que empezó exactamente igual que el coronavirus. Un nuevo virus se originó en México. No había vacuna y causaba mucho temor. Se esparció por todo el mundo. Infectó a mil millones de personas. Un cuarto de millón de personas murieron. Pero no hubo cuarentena, Ferguson, nada; la gente estaba más interesada en la crisis económica que golpeó un año antes en 2008. No tuvieron tiempo de darle atención a esta tontería.

¿Terminará pronto la pandemia?

El virus, como el virus de la influenza, se está despidiendo de Europa occidental, con seguridad. Lo mismo en Medio Oriente. En Estados Unidos, no lo sabemos todavía, deberíamos hablar dentro de un mes. Pero nada puede justificar esta destrucción de la vida de la gente. Es increíble.


(1) A mediados de marzo de 2020, el profesor Walter Ricciardi, asesor científico del Ministro de Salud de Italia, reportó que "en una reevaluación del Instituto Nacional de Salud, solamente el 12% de los certificados de defunción mostraban una relación directa con el coronavirus". La edad promedio de los fallecidos era 79.5 años. Así lo consigna un informe del Centro para una Medicina Basada en la Evidencia de la Universidad de Oxford. (N. del T.)